“Vísteme despacio, que tengo prisa” en Matices

Frase que se le atribuye a Fernando VII o incluso a Napoleón Bonaparte, al que, nuestra querida Agustina de Aragón, mostró valentía frente a su ejército, a la que le debemos mucho la ciudad de Zaragoza, pero esto no es lo que he venido a escribir hoy.

Esto va de vestir, de querer combinar una falda de flecos negra, con algo original, que acabó siendo el conjunto a estrenar, en una noche especial. Me dirigí al centro de la ciudad en una mañana de sábado, con alguna idea, pero dejándome llevar y terminé en una boutique llamada Matices.

La protagonista de esta historia es Marisa Aisa, la cual, me asesoró en la elección de las prendas, un top que deja el hombro izquierdo al descubierto y precioso cinturón con destellos azules y plateados.

Matices tienda de ropa de mujer en Zaragoza

Nos remontamos a los años 60 cuando los padres de Marisa se dedicaban a la artesanía y fabricación del punto, más concretamente su madre era diseñadora (terminología que en aquellos años no existía). El repentino fallecimiento de su madre en 1972, hizo que Marisa continuara su legado combinándolo con su carrera de Filosofía y Letras. Se dedicó un tiempo a la docencia y en 1986 montó su propia tienda, que era lo que verdaderamente le apasionaba y la llamó Matices.

Estudiar Filosofía y Letras le ha beneficiado en su profesión como asesora de moda; al tratarse de una carrera vinculada a corrientes artísticas , le ha permitido conocer los entresijos del negocio, en su forma, en los comportamientos de las personas, conocerlas y saberlas asesorar siempre desde un punto de vista cultural.
Marisa lo observa como un fenómeno social que implica una evolución en el ser humano, nuestros ancestros ya necesitaban ornamentarse, ver que la moda no se trata de algo banal, superficial o frívolo, sino que surge desde una necesidad de expresar unos sentimientos a través del propio pueblo o de los diseñadores.

 

Fachada exterior de la tienda Matices ropa de mujer en Zaragoza

Su pasión por la moda va más allá de su boutique, dando el paso de lo profesional a lo social asistiendo como invitada a diversos foros o colaboraciones con asociaciones, tales como:

  • En el 2000, Conferencia Cultural en el Centro Antón García Abril, el centro cultural Ibercaja Actur.
  • En el 2003, Conferencia “La moda un valor en alza
  • En el 2003, Artículo en el Periódico de Aragón acerca de la moda y Conferencia “Tendencia de moda”
  • En el 2007, Seminario Pantallas Sanas , donde podréis encontrar su colaboración con el artículo “La moda: Un valor añadido ante la cultura del cuerpo, publicidad y mass media” en la página 139 del PDF
  • En el 2015, Conferencia en la Casa de la Mujer de Zaragoza organizada por la Asociación de Mujeres Maria Moliner, donde habló de los valores que encierra la moda, el estilo propio, haciendo hincapié que cada persona deber saber cómo es, admitirse y valorarse.
  • En el 2015, fue una de los diez galardonados por la asociación Arbada, en su primera entrega de los premios “Actitud Arriba Autoestima

Interior tienda de Matices tienda de ropa de mujer en Zaragoza

Todo ello le ha permitido profundizar en la rama de arte y cultura de moda, lo ubica en periodos históricos, le gusta hablar de moda haciendo un barrido desde cuando surgió hasta nuestros días y sus vinculaciones culturales.

Matices abarca un segmento muy variado de público femenino de los 15 a 60 años, es sinónimo de destellos, cromatismos, gamas de colores; esto implica una variedad de sus clientas de todo tipo de perfil y estilos. Las prendas son de fabricación de proveedores italianos, franceses y españoles, tienen modistas para hacer composturas en los modelos y una diseñadora que trabaja para distintas firmas, con la cual hacen intercambios comerciales.

Ropa de mujer en Zaragoza de Matices, tienda de Zaragoza

En Matices podemos encontrar prendas originales y sencillas, a la moda y atemporales, no venden una moda rabiosa, sino un sello que marca la diferencia. Moda valida que realza y favorece, para sacar el mejor partido a la figura de su clienta.

Banco de Matices, tienda de Zaragoza

Matices no pretende vender por vender, sino que ayudar a su clienta a vestirse adecuada para cada ocasión, a componer su propio vestuario dependiendo de sus necesidades; una boutique donde te asesoran lo que puedes mezclar en tu armario, con algo te compres para darle ese aire actual.

Maniquies de Matices, tienda de ropa de mujer en Zaragoza

Para Marisa, la mujer siempre tiene ansia de renovación, quiere verse diferente, ya no solo con el tipo de ropa, sino en los distintos acontecimientos. De la modernidad a la vulgaridad hay un paso, del clasicismo a la ranciedad hay otro, de lo excesivamente repuesto y con artilugio a lo cursi hay otro.

 

“La personalidad y el estilo propio van de la mano, por ello una persona tiene estilo cuando viste acorde como es y se sienta segura. La personalidad va reforzada por el sentido común, por aspectos estéticos como es la armonía, la creatividad, el saber hacer mezclas, ser un poco osada a la hora de ponerte cosas. El criterio no debe dejarse influenciar en exceso, debe prevalecer sobre el de los demás, así se es una persona auténtica y segura, con un sello personal” comenta Marisa.

Escaparate de Matices, tienda de ropa de mujer en Zaragoza

Palabras con las cuales me siento muy identificada, ya que, para mí la ropa es una forma de expresión, unos días me expreso en negro el cual me da seguridad, otros quiero expresar felicidad o diversión o simplemente atrevimiento; todo esto desde un punto de vista muy personal, que observado por otros no puede significar nada, o ser visto como normal, raro u hortera.
Lo importante es levantarse todos los días con propósitos y si para cumplirlos necesitas complementos o prendas que te den un empujón, bienaventuradas estas.

Matices, tienda de ropa de mujer en Zaragoza

 

Matices está situada en Calle de León XIII, 26 Zaragoza. Aquí la situación geográfica :

Please follow and like us:

15 thoughts on ““Vísteme despacio, que tengo prisa” en Matices

  1. No puedo estar más en desacuerdo: la atención en esta tienda es pésima. No les gusta que entres solo a mirar ni que les lleves la contraria cuando algo que te proponen no te gusta. Te intentan meter prisa para que compres el vestido y te hablan como si fueran las únicas que entendieran de moda.
    No cuidan al cliente.

    1. Totalmente de acuerdo contigo, prisa y sin molestarse en preguntar que quieres. Estoy algo recia pero por ello no tengo que ir de abuela . Me sentí mal y no contesté por que iba con mi marido y no quería que el se sintiera incomodo.

  2. La atención muy bien. …Pero tener cuidado, porque es cara y le quitan los fajines a algunos vestidos para venderlo luego como complemento. Vestido suelto 79€ +fajin 29€ total 108€. El mismo vestido con su propio fajin 89€. Me he sentido engañada.

  3. Estuve por primera vez esta semana en Matices buscando un vestido para una boda. Tanto Marisa como una de las dependientas estuvieron muy amables y atentas, sacando diferentes vestidos que podían encajarme con la idea que tenía para que me los probara. Además me asesoraron y me dieron ideas de qué complementos podían combinar con el vestido. En cuanto al precio, te puede parecer más o menos cara como todo, pero no dista mucho de cualquier otra tienda de las mismas características en Zaragoza, y la calidad se nota que es buena. Salí muy contenta de la tienda y con el vestido comprado. Lo recomiendo 100 % y seguro que volveré.

  4. Vergonzoso el trato, nos engañó 3 veces y me comí el vestido con patatas, encima con chulería y prepotencia subida. Pensarlo antes de ir allí y mirar los comentarios de otros clientes en Google y veréis .

  5. Fue mi hermana a comprarse un vestido para mi boda.. Le tenían que hacer un pequeño retoque Le dijeron q volviera.. Vuelve y no esta… Vuelve y esta mal arreglado volvemos a 4 días de mi boda y nos encontramos el vestido rasgado con bolillas como si fuera viejo con tinta de boli… Total una pena de vestido… Ante esta situación no nos dan ninguna solución.. Tuvimos que buscarnos la vida.. Se negaron a darme las hojas de reclamacion y no llame a la policía por lo mal q estaba mi madre en ese momento. NO SE LA RECOMIENDO A NADIE. PENOSA TIENDA. PENOSO TRATO. PENOSA MODISTA

  6. Entre a mirar ropa para un evento, desde el principio me sentí fatal con el trato recibido. Estoy algo gordita, e iba con ropa deportiva (si entendieran se darían cuenta que cualquier parte de mi ropa costaba el doble de algunos de sus vestidos). Dije estoy mirando para hacerme una idea, y el tono de contestación de la dependienta ya no fue adecuado, luego fue “dime que quieres”, le comenté el que, y dijo que con eso me iba a ver rara por que si yo no llevaba faldas , si las llevo, ¿pero quien es ella para opinar lo que llevo?, luego me saco otros que me parecían de diario y que nunca me han gustado , dije no son mi estilo , su contestación ¿Cómo quieres que sepa cual es tu estilo? (en un tono desagradable) acabo ofreciéndome un vestido que ya ´había mostrado a mitad de precio si me lo llevaba ¿es un zoco árabe?¿POR QUE DICE LO DE LA FALDA SI NO SABE MI ESTILO? CUANDO SE TRABAJA HAY QUE TRATAR A TODOS CLIENTES IGUAL

  7. Iba con intención de comprar, mi ropa cómoda, cada uno va como quiere. No hago mas que en pensar que ¿Quién es ella para opinar de mi estilo? o si no me va a quedar algo bien o decir que me van a quedar las faldas raras si no llevo, me dice todo el mundo que tengo unas bonitas piernas, . O ¿ o decir como quieres que sepa cual es tu estilo? y cuando te lo digo me dejas mal. La dependienta (por que si era la propietaria mira muy mal por su negocio), como ofrecer el mismo vestido en el otro color a mitad de precio, creyendo que así me lo íba a comprar , no dije cual era mi presupuesto y si es la dependienta , los sueldos no son muy altos, y lo peor cuando salía por la tienda que oí “ya volverás ya. cuando estés mas cerca de la fecha”. Me fui para no contestar y ponerme al nivel de ella

  8. Hace un mes fui con dos amigas que ya ha habían reservado sus vestidos para una boda en esta tienda, aprovechando que llevaban los zapatos para coger el doble de sus vestidos me probé dos y los reservé para mi.
    Uno de los reservados cuando volví a recogerlo ya lo habían vendido y me dieron otro que estaba a la venta que era igual, el otro que había reservado habían vendido en fajín y me ofrecieron un lazo en su lugar. Como no me convencía dejé el tocado de la cabeza sin comprar y la dueña me dijo a la cara que yo no entendía nada de moda y más cosas que no merece la pena recordar.
    Una de mis amigas en la prueba vio que el vestido llevaba las mismas alfileres y el bajo sin coger. A la otra le habían cogido solamente la mitad del bajo y le habían estrechado mal el vestido.
    El próximo será el cuarto viaje a la tienda para poder recoger sus vestidos.
    Un autentico cachondeo, es de risa.
    La prepotencia de la dueña es digna de ver y las pobres dependientas allí aguantan marea.
    Una tienda económica para salir del paso.

  9. Me engañaron. Me compré un vestido y me metieron una talla más pequeña. Cuando me lo fui a poner ya no me daba tiempo a mirarme otro. Trato pésimo y muy disgustada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *